Hacia el éxito

Instagram (2010), de acuerdo con las estadísticas que circulan en Internet,  tiene130,000 millones de usuarios. Está muy por debajo de Facebook  también de Twitter . Me interesa porque con ella muchas personas en el mundo comparten imágenes y, recientemente también vídeos. Es esencialmente una aplicación para dispositivos móviles, los contactos son instantáneos. De hecho no permite subir imágenes directamente desde el ordenador. En esto se distingue de  Flickr o de Picassa . No se trata de establecer alternativas, sino de pensar un poco en qué aportan las imágenes y las palabras cuando nos comunicamos a través de las redes sociales.

¿Por qué esta aplicación tiene tanto éxito?. Sobre todo, permite compartir fotografías y recientemente también vídeos. Hay también algo más. Es un ejemplo claro de cómo la posición de los usuarios de los medios de comunicación ha cambiado cuando se tiene en cuenta Internet. Este App puede considerarse un ejemplo en el que convergen dos conceptos propuestos por Henry Jenkins en sus trabajos más conocidos. El primero es el de la cultura participativa, que convierte a las personas en creadoras de contenidos, el segundo se relaciona con la idea de spreadability, que quizás traduciríamos como difusión, la idea es clara: si los mensajes no circulan y no se difunden mueren. Estos dos rasgos están claramente presentes en Instagram. Me fijaré ahora en el primero.

Instagram facilita que las personas participen activamente en la red, las convierte en creadoras, aunque a veces a los profesionales de los medios les cueste entenderlo. Pueden realizar actividades que hasta hace poco les estaban reservadas. Lo primero que llama la atención es la aplicación de filtros, tanto a las fotografías como a los vídeos. Nuestras imágenes pueden ser más o menos claras, incluso tener un toque retro o excesivamente moderno. Es lo primero que seguramente llama la atención de quien la usa. Wikipedia, en su versión en español y en inglés enumera estos filtros y los relaciona con Polaroid. Diferentes tipos de software permiten crearlos también en el ordenador y en otros dispositivos móviles. Por ejemplo, Instant The Polaroid Instant Photos. Merece la pena explorarlos, y saber algo más de la Polaroid original. Nos daremos cuenta enseguida de que, incluso los colores del logotipo de esta marca comercial coinciden con los de Instagram. Veamos algunas características de Instagram.

Y ahora se pueden explorar cuáles pueden ser sus relaciones con la fotografía tradicional. Este video  ayudará a entender la significa utilizar un filtro en fotografía.

Is Instagram the Best Thing to Ever Happen to Photography? | Idea Channel | PBS Digital Studios

Get Close with the Polaroid 300 and other Instant Cameras

Tribune photographer’s Instagram success

La novedad de los filtros

Merece la pena explorar algunas otras Apps que acercan la fotografía de los nuevos creadores al quehacer de los profesionales. Ayudan, de nuevo, a crear, un poco más allá de Instagram, aunque el resultado también pueda compartirse en esa red social.

Recomendaría Pro HDR X. Quizás lo más relevante es el modo en que permite controlar la luz, manejando los filtros que se pueden aplicar. El resultado puede comprobarse en estas imágenes. La primera pantalla incluye la fotografía original y algunos controles que permiten retocarla manualmente, las otras dos pantallas son un ejemplo de los múltiples filtros existentes.

Tal como se puede observar es posible controlar manualmente el brillo, la saturación  del color, el contraste, los tonos, etc. Además, también se puede recortar o enmarcar. Después es posible elegir el filtro deseado, salvar la imagen y subirla a Instagram.

Pero podemos buscar más Apps y seguir jugando con las fotografías de los móviles. Para quienes les gusta combinarlas, superponerlas para crear efectos inesperados nada más recomendable que TrueHDR,  para IOS. Ayuda a combinar los mejores resultados de dos fotografías, dando lugar en ocasiones a imágenes casi irreales.

En estas imágenes podemos observar cómo se combinaron las dos de la izquierda para dar lugar a una tercera, tomando lo que era más relevante de ellas. Se hizo en unos pocos segundos y se logró una fotografía de algo irreal.

Muchos profesionales hablan bien de estos recursos. Aquí tenemos un ejemplo. Aquí está la opinión del fotógrafo Scott Strazzante, del Chicago Tribune. En poco tiempo sus seguidores llegaron a casi 18.000. Utiliza Instagram e Hipstamatic, otra aplicación que permite fotografías casi profesionales en el ámbito digital, las combina. Relaciona su valor con la capacidad de captar momentos de la vida cotidiana y reconoce también las ventajas de difundir su trabajo a través de una red social como la que ofrece Instagram. Merece la pena escuchar sus comentarios.

Controlar los filtros

Superponer imágenes