Una decisión importante

A la hora de usar el móvil para relacionarnos con la gente hay que decidir dónde comienzan y acaban nuestros contactos. Todavía más, quienes serán en cada aplicación. Al principio es algo que no solemos plantearnos y, mucho menos, conscientemente.

¿Quién no ha vivido la experiencia de que todos los contactos de su agenda aparezcan un día en su cuenta de FaceBook, de forma involuntaria, o haya mandado sin querer cientos de mensajes a LinkedIn? Otra experiencia frecuente, al menos en mi caso, es no encontrar a mis verdaderos amigos o amigas en Instagram, donde las imágenes que a veces quiero ver se pierden entre las de otras muchas otras personas, a las que sigo pero por muy motivos diferentes. Hablaba en otra entrada de que el concepto espacios afines, affinity spaces, era útil para entender un poco mejor todos estos fenómenos. Quiero mostrar ahora como para entrar en esos espacios necesitamos una puerta y, además, generadores que nos ayuden a entender lo que allí ocurre y, sobre todo, faciliten interactuar con otras personas. No es suficiente con fijarse en el aparato, sino que hay que tener en cuenta las aplicaciones que incluye. Tanto uno como las otras nos ayudan a estar presentes en esos espacios de afinidad.

Los contactos son especialmente importantes cuando estás lejos, en un país extranjero, por un tiempo largo. Durante una estancia en Los Ángeles (USA) los valoré especialmente.

Los Ángeles. Abril de 2014

Una puerta en mi móvil

Si  algo han facilitado los móviles ha sido la posibilidad de localizar fácilmente el lugar en que nos encontramos, por donde avanzar para llegar a algún sitio e, incluso, para localizar nuestra casa en el mapa del mundo a través de Google Maps. Todas estas actividades puedo realizarlas yo sola. Se me abren puertas para navegar en solitario. Hoy existen nuevas posibilidades, son puertas que se abren y se cierran rápidamente pero que permiten hacerlo en compañía. Me refiero a algunos Apps que permiten localizar no sólo mi posición en el espacio y en el tiempo, sino también las de mis amigos o contactos en esa aplicación específica. A veces esto crea problemas de privacidad. Mientras que algunos usuarios no tienen inconveniente en ser identificados, otros lo evitan siempre. De hecho el móvil incluye accesorios que permiten al usuario impedir la geo-localización desde su móvil.

Entre las puertas que hoy se abren con más fuerza para entrar en esos espacios de afinidad, tanto reales como virtuales, está Foursquare, un app especialmente extendido en EEUU, como reconoce su fundador Dennis Crowley en una entrevista sobre la aplicación,  que en 2014 comienza a introducirse en Europa. Así se describe en su página Web.

“Foursquare es una aplicación gratuita que te ayuda a ti y a tus amigos a sacar el máximo provecho de dónde están. Cada vez que salgas, usa Foursquare para compartir y guardar los lugares que visitas. Y cuando necesites ideas sobre qué hacer después, te daremos recomendaciones personalizadas y ofertas según donde hayan estado tú, tus amigos y la gente con tus mismos gustos.”

Es difícil predecir su futuro, pero lo que me interesa no es la aplicación en sí misma sino lo que permite hacer y en qué medida interesa a unos usuarios u otros. Cuando se genera una necesidad surgen distintas formas, en este caso Apps, de responder a ella

Los Ángeles. Abril 2014

Los Ángeles. Abril 2014

Cada aplicación su público

Para explorer cómo las personas utilizan estas aplicaciones Bentley (2013) explora sus actividades dos aplicaciones:

  • Foursquare, que acabamos de describir. En 2014, en la entrevista mencionada co su fundador se menciona la cifra de 45 millones de usuarios.
  • StoryPlace, que permite compartir historias entre los miembros de las familias, se graban videos y cuando alguien se acerca a ese lugar el teléfono vibra. La aplicación no está ya disponible.

Respecto a Foursquare , los datos que toma el autor en su trabajo proceden de los datos que se presentaron en el en el Wall Street Journal el 19 de mayo de 2011. La información se refiere a las ciudades de New York y San Francisco en el periodo de una semana. Respecto a StoryPlace.me cuando el estudio se llevo a cabo estaban registradas 1,200 personas y los datos proceden de historias compartidas de forma privada. Si bien ambas aplicaciones se orientan a que las personas puedan interactuar compartiendo sus espacios son muy distintas y las ideas que las generaron difieren.

En el caso de Foursquare estamos mucho más cerca de los intereses comerciales que generan los sitios visitados. Respecto a StoryPlace.me habrá que decir que las historias familiares interesaron menos o no se supieron vender. Comparando los datos obtenidos respecto al lugar se encuentran inmediatamente diferencias entre ellas. Mientras que Foursquare se usa en relación con restaurantes o lugares de ocio, Story place.me en parques o zonas de entretenimiento, exteriores. Hay razones que pueden justificar estas diferencias. Mientras que FS se centra en acontecimientos más puntales, SP permite compartir momentos importantes de la vida. Es evidente que las entrevistas y los datos cualitativos podrían completar esta información.

¿Cómo funciona Foursquare?

Story Place App Launch Fonder Ivana De Maria | BUZZ 360

Más espacios y públicos

También en relación con ese componente social encontramos aplicaciones relacionadas con la posibilidad de compartir espacios con grupos de intereses similares a los nuestros. En este sentido es relevante el trabajo de Daniel M. Sutko, Adriana de Souza e Silva (2011). Desde una perspectiva etnográfica analizó como personas que viven fuera de su país usan aplicaciones similares a meetup.com para encontrar companies con las que se comparten intereses. De acuerdo con el autor aplicaciones de este tipo contribuyen a generar un sentido de comunidad internacional, que va más allá de lugares concretos.

Y por último, para quienes estén interesados en este tema, desde una perspectiva académica, recomiendo el estudio de  Sutko & de Souza e Silva (2011), se puede descargar gratuitamente. Allí se analizan la las posibilidades de socialización que se abren ante los usuarios a través de este tipo de aplicaciones, insistiendo sobre todo en su componente social.